Blog

26 October 2017 Publicado en Blog Escrito por

Cómo avanzar a la recta final de la PSU Destacado

Muy contentos por entrevista que hiciera el diario La Tercera a Crisálida Coaching a través de nuestra coach asociada, Laura Retamales, con motivo del proceso de Admisión 2018 "Cómo avanzar en la recta final a la PSU". Los invitamos a leerlo: http://latercera.pressreader.com/la-tercera-especiales/20171027

Read more Modificado por última vez en Sábado, 28 October 2017 01:47

Aunque puede parecer extraños clasificar los cerebros de las personas en "positivos" y "negativos", es cierto que el cerebro de las personas pesimistas opera de manera muy distinta al cerebro de las personas optimistas. La gente optimista, es decir, la que actúa para cumplir sus expectativas a futuro (esto no tiene nada que ver con estar siempre de buen humor, o ser personas "alegres" como erróneamente se cree), presentan mayor actividad en el córtex prefrontal que la gente pesimista (aquella que consideran que sus metas son imposibles o inalcanzables y prefieren no actuar para lograrlas). Además, los cerebros de las personas optimistas producen más dopamina, un neurotransmisor asociado a la sensación de recompensa.
 

Entonces... ¿cómo podemos activar las "áreas optimistas" de nuestro cerebro?
A pesar de que estamos biológicamente programados para notar el peligro y las situaciones negativas como método de supervivencia, también es posible "entrenar" al cerebro para pensar positivamente. Convertir un cerebro pesimista en uno optimista no es tan difícil como crees. Para ayudarte, te compartimos 5 consejos básicos para lograrlo:
1. Concéntrate en tus virtudes. Trata de encontrar al menos tres cosas buenas de ti mismo por cada cosa negativa que no te guste.
2. Mantén el centro de recompensa activado. Prémiate con tus cosas favoritas cuando hagas un esfuerzo o hayas tenido un día difícil.
3. Sé agradecido. Constantemente da gracias por todas las cosas buenas que tienes y también por las personas en tu vida que la enriquecen.
4. Haz cumplidos. Encuentra algo bueno qué decir de las personas que te rodean y díselos.
5. Resalta lo positivo. Cada noche escribe las cosas buenas que te pasaron durante el día, lo que aprendiste o lograste. Cualquier cosa buena sirve, incluso la comida que tanto disfrutaste.

Si aplicas estos tips hasta convertirlos en hábitos, comenzarás a notar como tu mente comienza a pensar de manera positivamente.

Equipo Crisálida Coaching
www.crisalidacoaching.cl

Read more
19 August 2017 Publicado en Blog Escrito por

Taller Vocacional Destacado


¿Andas buscando tu Carrera Profesional?
¿Quieres conocer tu vocación?
¿Tienes claro cuáles son tus habilidades e intereses?
Estas son algunas de las preguntas que responderemos en el Taller Vocacional de septiembre.
Si te interesa o sabes de alguien que le pueda interesar, ver más detalles en el siguiente folleto.

Read more Modificado por última vez en Miércoles, 18 October 2017 21:09
13 August 2017 Publicado en Blog Escrito por

Las emociones se contagian

LAS EMOCIONES SE CONTAGIAN

Suena el teléfono. Miras la pantalla del celular y ves el nombre de quien te llama. No lo tomas. No te parece que “esa persona” te complique la vida en este momento. Siempre tiene una queja o problema que contarte. Hoy te has levantado un poco complicado. Has quedado de tomar un café con una amiga. Llegas a la cita y en cuestión de minutos te das cuenta que tu estado de ánimo ha cambiado. Admiras su entusiasmo y optimismo y, sobre todo, la capacidad que tiene esa persona para transmitirte buenas vibraciones y hacerte sentir mejor.
Estas dos escenas describen dos situaciones distintas, pero con las que me atrevería a apostar todos nos sentimos identificados. ¿Quién no ha huido alguna vez de esa persona que nos transmite “mala vibra” o quien no ha buscado refugio en esa otra persona que es capaz de contagiarnos su alegría? Porque las emociones se contagian, sean para bien o para mal.

LAS EMOCIONES SON COMO UN VIRUS
Tanto las buenas vibraciones como las malas, se contagian tan rápido como los virus de un resfriado, según apunta David Goleman en su libro Inteligencia Social, donde menciona una serie de estudios que confirman que existe este contagio emocional. Uno de esos estudios demostró cómo las personas sometidas al experimento se iban contagiando de las emociones que veían en las fotografías, que se les mostraban, o de los individuos que entraban en contacto con ellas.
Todos podemos ser portadores y transmisores de estas emociones, aunque no siempre somos conscientes de ello. Hay que personas con habilidad para contagiar su tristeza, su mal humor, su envidia o egoísmo, al igual que hay otras capaces de “empaparnos” de su entusiasmo e ilusión por la vida. Lo que sí nos resulta más fácil de identificar son los efectos que los otros dejan en nosotros.
Digamos que lo acertado sería saber protegerse de quienes son capaces de contagiarnos sus emociones negativas, lo hagan intencionalmente o no, y de compartir más tiempo con quienes irradian energía. Pero no siempre las emociones negativas son tan dañinas o inútiles para nosotros. Las emociones negativas, en su justa medida, también tienen su utilidad.
Pensemos en el miedo. Desde épocas ancestrales, sentir miedo nos ha protegido de depredadores y enemigos. La ansiedad es imprescindible para superar determinadas situaciones adversas, para reaccionar contra ellas para mantenernos en alerta o tensión. El dolor o la tristeza se pueden utilizar como trampolín para superar una situación.
Lógicamente, lo sano no es vivir de las emociones negativas, de hecho es importante controlar el tiempo que esas emociones están con nosotros. De ahí que, igual que necesitamos protegernos de ellas, también necesitamos establecer mecanismos para alejarnos de aquellas personas que son capaces de contagiarnos su ira, rabia o angustia y crearnos malestar.
Por otro lado, mostrar las emociones positivas siempre es más agradable, al igual que recibirlas porque se genera un ambiente más grato que beneficia a todos. De ahí, que sea más favorecedor rodearse de personas que nos hacen bien, que nos recargan de energía, que de aquellas que nos la quitan. Si nuestro objetivo es disfrutar y ser felices en la vida, tendremos que intentar rodearnos de aquellas personas que nos ayudan a conseguir esa meta.

EQUIPO CRISÁLIDA COACHING
www.crisalidacoaching.cl

Read more

Contáctenos

Responderemos a la brevedad