Blog

La empatía, el arte de ponerse en el lugar del otro, es una de las competencias emocionales más demandada actualmente. Afecta nuestra capacidad de influencia, de comunicación, de negociación, de colaboración, de gestión de equipos y de liderazgo.

La empatía consiste en aprender a ponerse en el lugar del otro, conectar con sus sentimientos y con la forma en que vive las situaciones, entendiendo sus deseos y sus miedos. Consiste en estar centrado totalmente en el otro, escuchándolo a un nivel racional y emocional, percibiendo su lenguaje verbal y no verbal. Esto implica olvidarme de mi, detener mi diálogo interior, estar totalmente atento a lo que me dice y no pensar en lo que le voy a decir yo, o lo que le voy a preguntar a continuación.

Practicar la empatía nos ayuda a ampliar nuestras perspectivas y con ello a enriquecer nuestro mundo con nuevas ideas, puntos de vista así como oportunidades,. Es una habilidad social clave que nos permite escuchar mejor, comprender, y formular mejores preguntas, que son tres aspectos fundamentales de una buena comunicación y la base para construir relaciones sólidas y enriquecedoras.

Para ello te propongo estos sencillos ejercicios prácticos para mejorar tu empatía:

1.- Deja de escuchar durante 5 minutos y concentra tu atencion en el lenguaje no verbal.

Olvídate del significado de las palabras y atiende al resto de la información: capta el tono de voz, observa la postura corporal, la mirada, la expresión facial en su conjunto, los gestos, aprecia los silencios, déjales espacio para que surjan y se mantengan. Busca el significado detrás de todos estos gestos. Construye la historia, la conversación desde lo emocional, olvidándote de las palabras.

Una buena forma de empezar a practicar es ver escenas de películas sin voz e interpretar lo que le pasa a cada personaje. 

2.- Elige a una persona al azar e intenta imaginar lo que la mueve a hacer lo que hace y cómo lo hace.

Un buen momento para este tipo de ejercicio es cuando paseas, cuando estás en un transporte público, de compras en unos grandes almacenes o centro comercial, en una estación de tren, en el aeropuerto, en una cafetería. Estos lugares son ricos en escenas que nos pueden servir para poner en práctica nuestra empatía. Fíjate en alguien o en un grupo, observa lo que hacen e imagina que hay detrás de esa conducta, piensa en las dificultades que puede tener en su día a día, en cuales pueden ser sus miedos.

Puedes hacerlo también recordando alguna situación vivida en el pasado y ayudarte de la técnica de las 3 columnas: anota en una columna qué es lo que ha ocurrido realmente, los hechos; en la segunda columna registra cuál es tu opinión al respecto y en la tercera como crees que lo ve la otra persona, que opina ella.

3.-Comienza cualquier encuentro, cualquier conversación preguntando y mostrando interés por el otro, y deja espacio para que se abra y simplemente recibe.

¿Cómo estás? ¿Qué tal te ha ido estas últimas semanas? ¿Qué tal tu trabajo?

Acompaña estas preguntas de un lenguaje no verbal que demuestre interés y cercanía. Gira tu cuerpo hacia ella ofreciéndole toda tu atención. Mírale a los ojos y con interés, pero sin esperar nada.

Las preguntas juegan un papel muy importante en cualquier comunicación interpersonal: hacen sentir al receptor que tenemos interés en conocer sus ideas y sentimientos, que valoramos lo que piensa.

4.- No expongas tus opiniones sobre lo que te dicen

No se trata de lo que tú piensas, se trata de lo que él o ella creen o sienten. Evita expresiones del tipo “Tu problema es que...”, “Ya te dije que”, “Sabía yo que iba a pasar esto” “Creo que lo que te pasa es que…”

5.- Recoge y devuelve la emoción de las distintas personas con las que te encuentras a lo largo del día.

Puedes usar diferentes fórmulas como parafrasear y reformular su mensaje para conectar con la emoción que crees pueda estar experimentando.

Si te dicen “Estoy preocupado porque no me han llamado del hospital para darme los resultados”, tú puedes parafrasear y decir: ”así que estás preocupado por la demora en los resultados”

Con ello se sentirá más comprendido y lograrás que pase de hablar de hechos a hablar de emociones. Y esa es la clave de la empatía.

También puedes usar la confrontación ayudando a los demás a ver sus propias incongruencias emocionales. Por ejemplo: “estás disgustado porque quieres arreglar las cosas con tu compañero de trabajo, sin embargo, me dices que cuando trabajas con él sientes que te trata de forma despectiva”.

Acompaña tus mensajes siempre de un “entiendo”, “puedo hacerme cargo de...”, “supongo que en tu lugar debes pensar/sentir...”. Son fórmulas verbales que transmiten al otro que te estas poniendo en su lugar.

6.- Practica durante varias veces al día la técnica de “sal de tus zapatos para ponerte en los de los demás”.

Busca personas con las que más difícil te resulte ser empático, comprenderlas, o entenderlas, que te generen más rechazo, y esfuérzate durante unos 15-20 minutos por entenderlos. Trata de buscar la intención positiva que hay detrás de toda acción y conducta (aunque a veces parezca que no lo hay), para el que la lleva a cabo.

7.- Sal de tus zapatos

Según este principio de la Programación NeuroLinguística cada persona realiza siempre la mejor conducta posible en función a los datos de los que dispone (sus creencias, sus valores, la realidad en la que opera, sus experiencias, su educación, sus principios, sus hábitos).

Un ejemplo de conducta que podría se calificada como negativa por muchos, es el aislamiento social deliberado. No salir de la casa por miedo, durante una larga temporada, puede parecer obsesivo y enfermizo para algunas personas, sin embargo, la intención positiva que está detrás para esa persona es protegerse del mundo externo que la amenaza en forma real o imaginaria.

Por lo tanto la conducta absurda, para algunos, es valiosa para esa persona. Ponte a lo largo del día en los zapatos de varias personas, busca su intención positiva, comprende su situación, sus miedos, las emociones que experimentan, sus luchas internas. Al cabo de un mes te sorprenderás a ti mismo haciéndolo de forma casi inconsciente.¡Habrás logrado mejorar tu empatía!

En el mes de abril el programa Ahora Noticias de Mega, realizó un reportaje a partir de una encuesta en la cual reveló que el 95% de los chilenos ha pensado en dejar su trabajo para emprender y ser independiente por diversos motivos.

Como Crisálida Coaching, y habiendo recibido la invitación de la Fundación Independízate, de quien recibimos una valiosa asesoría, tuvimos la oportunidad de participar de este reportaje.

Te invitamos a revisar lo que fue este reportaje aquí:
http://url.snd64.ch/visu-DB078F0C-9B26-4F2D-8E48-D0F

11 March 2017 Blog

Motivación

MOTIVACIÓN
La motivación es la llave maestra de cualquier éxito. El poder de la motivación es indiscutible. Las personas actúan de otro nodo cuando están motivadas. Un equipo de fútbol, un equipo de ventas, un ejército, una nación, una escuela, una familia: todos ellos se transforman cuando se motivan.
Tu éxito depende de cuán intenso sea tu nivel de automotivación. 
El secreto del éxito estriba en aprender el modo de utilizar el dolor y el placer, en vez de que el dolor y el placer te utilicen a ti. Si haces esto controlarás tu vida. Si no lo haces la vida te controlará a ti. Esto tiene mucho sentido. Si alguna vez has tenido un empleo que detestabas, o una relación destructiva y al final decidiste emprender la acción y hacer algo al respecto, probablemente fuera porque tropezaste con un nivel de dolor que ya no estabas dispuesto a tolerar más. Todos hemos experimentado momentos así en la vida, cuando decimos: “hasta aquí llegué; esto tiene que cambiar ya.”

Plan de Automotivación
1. ¿Cuál es tu dolor?
¿Existe algún hábito, alguna situación. O tu empleo, que lleves tan mal que haya llegado al punto de hacerse insoportable? Puedes intensificar este sentimiento y, por tanto tu motivación, concentrándote en el costo que te supone mantener esa situación. Hazte preguntas: “¿Qué precio tendré que pagar sino hago algún cambio? ¿De qué modo me afectará seguir así durante un año más, o cinco? ¿Qué podría perderme de no realizar algún cambio?”. Haz que el dolor por no cambiar sea tan real que no puedas demorar el cambio por más tiempo. Evitar el dolor es un motivador increíble!
2. ¿Cuál es tu placer?
En tanto que evitar el dolor puede hacer que te alejes de lo que ya no quieres, céntrate en que lo que te produce placer te lleva hacia lo que quieres, y es un motivador a largo plazo. Parafraseando al filósofo Nietzsche, “aquél que tiene un por qué suficientemente fuerte puede soportar casi cualquier cómo. El 20% de cualquier cambio es saber cómo, pero el 80% es saber por qué. Es decir, cuando existe una voluntad el camino es fácil. Si reúnes una serie de razones lo suficientemente fuertes para cambiar, podrás hacer en un minuto lo que no has podido hacer durante años. Para convencerte a ti mismo, para conducir tus deseos en la dirección del cambio, hazte la siguiente pregunta: “Si cambio, ¿cómo me sentiré conmigo mismo? ¿En qué medida mejorará mi vida si llevo a cabo este cambio hoy?. La clave estriba en conseguir un gran número de poderosas razones para que el cambio se haga irresistible. Tú cambias porque cada fibra de tu ser, cada célula, cada músculo, lo desea. Te sientes poseído por la inspiración y el entusiasmo. Los que te ven envidian tu disciplina. Pero están equivocados. No es más que motivación pura.
3. Ten una visión
Motívate con el espectáculo de una vida fabulosa que se despliega ante tus ojos. ¿Qué aspecto tiene esa vida? ¿Dónde vives, con quién? ¿Qué haces? Continúa, permítete el lujo de emocionarte. Saca a pasear tu pasión. Sólo tú y tus anhelos. Despierta el interés por los cambios y las mejoras que te gustaría hacer. Saborea cada detalle. Tómate tiempo. Divídelo todo en categorías, según las diferentes áreas de tu vida: económica, física, social, profesión, familia, viajes, espiritualidad. No tardarás en verte como alguien que sabe adónde va. Verás el futuro, y es fabuloso. Tendrás algo hacia lo que mirar. Inspírate. Es crucial. Tu entusiasmo, tu optimismo y tu vitalidad atraerán hacia ti las cosas que deseas. Pasión es poder. Haz que trabaje para ti.
4. Cree que es posible
Suspende los juicios. Opta por creer que tus deseos son totalmente posibles. Es de ti de quien estamos hablando aquí. Tú sabes que si deseas lo suficiente algo, cualquier cosa, lo conseguirás. Lo has hecho antes. Acuérdate ahora mismo de algo que deseabas tanto que, al final, conseguiste. Tienes una motivación ilimitada a tu disposición. Está ahí esperando a que le des un buen uso, en cualquier momento.
5. Valora todo aquello de lo que disfrutas ahora
Valora lo que tienes ya y fortalece tu deseo de atraer y generar el éxito. El secreto del éxito personal estriba en ser sincero contigo mismo y en seguir queriendo más. Si de verdad quieres más, lo conseguirás. Esperar más y valorarlo todo ahora te hará tenerlo todo.

Relájate. Has conseguido la voluntad necesaria para el éxito. Estás en camino. 
¡Motívate!

Los invitamos a leer un cuento que hace que repensemos aquellas opiniones o percepciones que tenemos muy arraigadas de la realidad y que a veces más que ayudarnos y potenciarnos nos limitan ...
EL ELEFANTE ENCADENADO (de Jorge Bucay)
De pequeño me gustaba el circo. Me encantaban los espectáculos con animales y el animal que más me gustaba era el elefante. Me impresionaban sus enormes dimensiones y su fuerza descomunal. Después de la función, al salir de la carpa, me quedaba extrañado al ver el animal atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que le aprisionaba una de las patas. La cadena era gruesa, pero la estaca era un ridículo trozo de madera clavado a pocos centímetros de profundidad. Era evidente que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo también podía tirar de aquel minúsculo tronco y huir.
— ¿Por qué no la arranca y se escapa? —pregunté a mis padres.
Me contestaron que era porque estaba amaestrado. La respuesta, sin embargo, no me satisfizo. «Si estaba amaestrado, ¿por qué lo tenían atado?». Pregunté a parientes y maestros y pasó mucho tiempo, mucho, hasta que alguien que resultó ser un sabio que me dio una respuesta convincente: «El elefante del circo no se escapa porque está atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño ».
Entonces me imaginé el elefante recién nacido y atado a una estaca. Seguro que el animal tiró y tiró tratando de liberarse. Debía terminar el día agotado porque aquella estaca era más fuerte que él. Al día siguiente debía volver a probar con el mismo resultado y al tercer día igual. Y así hasta que un día terrible para el resto de su vida, el elefante aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Desde entonces, el elefante tenía grabado el recuerdo de su impotencia. Y lo que es peor, nunca más volvió a cuestionarse ese recuerdo y nunca más volvió a poner a prueba su fuerza.
A menudo a las personas nos pasa lo mismo. Vivimos encadenados a cadenas que nos quitan libertad. Pensamos que «no podemos» hacer tal cosa o tal otra sencillamente porque un día, hace mucho tiempo, lo intentamos y no lo conseguimos. Entonces nos grabamos en la memoria este mensaje: «no puedo, no puedo y no podré nunca». Esta creencia autoimpuesta nos ha limitado desde entonces y no la hemos cuestionado más. Seguramente ahora somos más grandes y más fuertes y estamos más preparados, pero aquel recuerdo nos limita a la hora de intentar liberarnos.

Una de las claves para ser feliz, es agradecer a la vida todo lo bueno que uno tiene. ¿Necesitas algunas razones para estar agradecido? Considera las siguientes...

1. La vida misma

Si estás leyendo esto, quiere decir que te despertaste por la mañana, estas respirando y estás vivo. ¡Esta es una bendición que no se debe dar por hecho!

2. Salud
¿Por qué esperar a que suceda algo para empezar a apreciar el valioso regalo que es tener buena salud? Esto es algo por lo que sin duda hay que estar agradecidos.

3. Familia

Tus hijos, esposa, nietos, padres, hermanos, parientes, son regalos entrañables por los cuales te debes sentir honrado.

4. Tus sentidos
¿Te puedes imaginar una vida sin lo maravilloso que es escuchar, tocar, ver, oler y paladear? Carecer de cualquiera de ellos es limitante, pero combinados, ¡llenan nuestras vidas... de vida!
 

5. Trabajo
Solemos quejarnos algunas veces, sino es que siempre, de tener que ir a trabajar, pero la bendición de tener un trabajo para sostener a tu familia es algo de lo que debes estar agradecido, especialmente en estos días de incertidumbre.
 

6. Los rayos solares
Piensa en el placer que produce salir a la calle y sentir su luz iluminando tu rostro. ¿Puedes sentir como te abriga su calor?
 

7. La lluvia
Aunque rara vez llueve cuando lo "consideramos adecuado", es indispensable para nuestra propia supervivencia. ¡Gracias al cielo que la tenemos... y gracias al cielo que no sucede todos los días!
 

8. Comida
Hay tantos en el mundo que no tienen lo necesario para comer, ¡que debemos estar agradecidos si en nuestro caso no nos falta en la mesa cada día!
 

9. Relaciones amorosas
La vieja canción dice: "El amor hace que el mundo gire". ¡Qué cierto es! Da gracias por todo el amor que recibes de la vida.
 

10. Amigos
Los amigos son la familia que escogemos amar. ¡Qué maravilloso contar con ellos!
 

11. Abrazos
Un acercamiento amoroso puede eliminar la tristeza, levantar el ánimo y sanar las penas. Esta es una bendición que debe ser atesorada.
 

12. Libertad
La libertad de vivir, respirar y tener tus propias ideas, es uno de las grandes regalos que se nos concede por estar en este mundo.
 

13. Hogar
No tiene por qué ser grande o lujoso, ya que un hogar lleno de dicha y amor es el mejor recinto del alma. ¡Agradece el que tienes!
 

14. Educación
Muchas personas subestiman el valor de la educación, pero aquellos que han podido acceder a ella saben lo valioso que es.
 

15. Bondad
Usualmente, sólo cuando vivimos lo opuesto somos capaces de reconocer la bondad que también otros nos han expresado.
 

16. Esperanza
La esperanza por alcanzar un futuro mejor es lo que nos da la fortaleza para seguir adelante en nuestras vidas. Agradece por el futuro que te espera.
 

17. Memorias
Si bien es cierto que no es saludable "habitar" en el pasado, recordar los buenos momentos de vez en cuando nos sirve para reconocer que la vida también nos ha dado eso.
 

18. Risa
De esto nunca hay demasiado en nuestras vidas, así que agradece cada vez que sucede y el que se produzca en tu vida.
 

19. Mascotas
El afecto incondicional de las mascotas es una bendición que debemos celebrar. Da gracias porque tu mascota no guarda rencores y siempre te recibe con cariño.
 

20. Honestidad
La verdad es algo que usualmente no vemos en este mundo en que vivimos, por eso es una bendición cuando nos encontramos con ella.
 

21. Pasatiempos
Ya sea leer, emprender actividades manuales, hacer ejercicio o salir a acampar, los pasatiempos suelen ser actividades que nos resultan muy gratificantes. Sin duda merecen nuestro mayor reconocimiento.
 

22. Naturaleza
Árboles que se mueven al paso de una brisa suave; ardillas y conejos que se pasean por el bosque; flores que brotan del suelo fertil para mostrarnos sus colores; estrellas que brillan en el cielo para anunciarnos la noche. Imágenes, todas ellas, que nos recuerdan que también nosotros pertenecemos.
 

23. Color
¡Qué aburrido sería el mundo sin colores! Rojos, azules, verdes, amarillos, naranjas... incluso el blanco y el negro hacen que el mundo sea visualmente atractivo.
 

24. Música
Los bellos sonidos y tonos de la música son casi místicos, algo en ellos es sobrenatural y nos afecta. Piensa cómo te hace sentir tu música favorita. ¡Esto también es motivo para estar agradecidos!
 

25. Contratiempos
Aunque nunca los disfrutamos, los contratiempos nos sirven para fortalecernos y conducirnos por nuestro camino verdadero.
Fuente: Conversando en Positivo

Equipo Crisálida Coaching

Contáctenos

Responderemos a la brevedad